Imprimir Enviar

El Ministerio Público abrió una investigación que durará 30 días para determinar si los 5 implicados en el asesinato son llamados a juicio

Quito (Pichincha).- Al final de la audiencia de formulación de cargos, la Fiscalía acusó a cinco de los seis detenidos por el asesinato y anunció que se abrirá una instrucción fiscal que durará 30 días como lo determina la ley. La decisión se tomó luego de la diligencia que duró aproximadamente una hora. Además se dicto la prisión preventiva para los sospechosos.

Pasadas las 22:00, en medio de una decenas de periodistas y presionados por los empujones de sus familiares entraron los cinco sospechosos del asesinato Juan Serrano, al edificio de la función Judicial de Azuay. Los detenidos llegaron, pasadas las 23:00 a la audiencia de formulación de cargos, acompañados por sus abogados y comparecieron frente al juez Loyola y dos fiscales.

En la audiencia, los abogados de los sospechosos intentaron rebatir la flagrancia del delito, pero el Juez se negó a aceptar la moción.

Los implicados declararon que ellos llegaron a la fiesta a las 20:00, pero que la riña empezó pasada la medianoche. Sin embargo, la Fiscalía expuso el cuchillo, que es la presunta arma que se utilizó para quitarle la vida a Juan Serrano y además se exhibió el video de la Unidad Municipal de Tránsito.

Mientras tanto en los exteriores de la Función Judicial de Azuay esperaban los familiares de los acusados quienes demandaban entrar a la diligencia. Sin embargo, minutos antes de que empezara la audiencia se informó que la sala estaba llena y por ello no se permitía el ingreso de los allegados de los acusados ni de los medios de comunicación.

Juan Serrano murió la madrugada del domingo, a la 02:00, cuando sujetos no identificados lo apuñalaron en el cuello. El hecho ocurrió cuando la víctima estaba en la casa de su tío, ubicada en la Calle Larga y Santa Teresita (Centro Histórico de Cuenca). El joven trató de evitar que un grupo de antisociales ingresara al inmueble y la víctima. En ese momento, uno de los sujetos le dio una puñalada cerca del cuello.

Los delincuentes escaparon del lugar, pero la Policía de inmediato montó un operativo para dar con el paradero de los presuntos autores. Eso permitió encontrar los dos vehículos abandonados, en los que presuntamente se movilizaban los sospechosos del crimen.

Horas más tarde, la Policía detuvo a seis sospechosos, uno de ellos tenía una camiseta manchada con sangre.